Sí, las personas sí cambian…

El ser humano es un ser evolutivo, que de acuerdo a las circunstancias en las que se encuentre, tiene la capacidad de modificar sus conductas, sus pensamientos e incluso sus emociones para lograr adaptarse al medio en el que se desenvuelve.

Esta capacidad le permite lograr cambiar para lograr tener mejores resultados en su vida en general, hablando de cuestiones personales que influyen en aspectos sociales, familiares, laborales, académicos, etc.

Sin embargo, para que una persona pueda consolidar un “cambio verdadero”, se requiere que este cambio sea voluntario, es decir, que por la situación actual el individuo desee modificar algunas conductas, patrones, emociones o pensamientos que le han generado resultados desfavorables. En palabras sencillas, es necesario que de manera consciente se de cuenta que lo que pasa en estos momentos de su vida no es lo que él espera, y a partir de esto, comience a actuar para que estos resultados sean los deseados.

Hago énfasis en un cambio voluntario debido a que si este se intenta “por estar bien con alguien” o por satisfacer intereses de terceros es probable que la conducta que se quiso modificar inicialmente vuelva a la inicial, impidiendo que se consolide completamente el cambio.

Regresando al punto inicial, cualquier emoción, pensamiento o conducta puede cambiar; podemos dejar de sentir emociones “negativas” por situaciones específicas (sin dejar de lado que en algunas ocasiones involucran factores fisiológicos más complejos), modificar pensamientos que nos generen malestar para convertirlos en pensamientos útiles pero realistas, y cambiar las conductas que nos provoquen dificultades o inadaptación dentro de los diversos contextos.

Es claro que no solamente es cuestión de quererlo, siempre menciono dentro de los procesos terapéuticos de mis pacientes que el lograr los cambios esperados es posible… en teoría suena fácil, pero la práctica es más compleja, ya que requiere trabajo personal, fuerza de voluntad, constancia, perseverancia, paciencia, entre otras cosas indispensables para lograrlo. Dejemos de lado la frase de “el tiempo lo cura o soluciona todo”, para que realmente lo logres, debes de trabajar y esforzarte, y como lo he mencionado anteriormente… si quieres resultados distintos, comienza a hacer cosas diferentes. Y sí, claro que las personas sí cambian.

Deja un comentario