La capacidad de vivir en el aquí y ahora

“La felicidad no está en otro lugar sino en este lugar, no en otra hora, sino en esta hora”

-Walt Whitman

Siguiendo el hilo de las dos publicaciones anteriores, en donde se habla de depresión y de ansiedad, refiriéndonos a la primera entre sus características, a un patrón de pensamientos y emociones evocados a situaciones pasadas y la segunda como preocupación intensa por situaciones que aún no acontecen, entendemos entonces que estos dos máximos conflictos a los que se enfrenta el hombre, se presentan en tiempos “inexistentes”. Esto quiere decir que la gran mayoría de los pensamientos, emociones, recuerdos, etc. que nos generan depresión, son por situaciones que ya son pasadas; y los acontecimientos que nos causan la ansiedad, generalmente son preocupaciones futuras, que es incierto que sucedan, y aún así logran generarnos sintomatología intensa avocada a la desesperación.

Pero, aún sabiendo esto, gran parte de las personas tenemos dificultades elevadas para poder ser “estables emocionalmente” o incluso felices… ¿cómo lograrlo?

Dentro de las teorías de la Gestalt, se menciona que la manera más efectiva para alcanzar esta estabilidad, es viviendo en el presente, dejando, o controlando los recuerdos dolorosos del pasado y evitando traer recurrentemente los pendientes futuros; en pocas palabras: Vivir en el Aquí y en el Ahora.

Si hacemos un ejercicio de reflexión, la mayor parte del tiempo que nos encontramos haciendo cualquier acción, estamos en todo, menos en la actividad presente. Nos abordan e invaden pensamientos de los recuerdos (cosas que ya pasaron) o de los pendientes que tenemos que realizar a corto o largo plazo (trabajo, escuela, familia, etc), lo cual imposibilita que disfrutemos de manera plena este presente, que realmente, es lo único que tenemos en estos momentos. Siguiendo con la reflexión, hay que identificar en la actualidad, qué situaciones me están generando esta depresión o estrés; ¿realmente son factores que merecen tanta importancia? o la relevancia se la estoy brindando de manera exagerada.

Es cierto, que ambas polarizaciones tienen una función y utilidad dentro de nuestra vida, debido a que nos sirven para desahogar ciertas situaciones inconclusas, o nos permite realizar y planificar las cosas que tenemos que hacer en nuestros días, sin embargo, recordemos que todo en exceso es contraproducente para lograr una estabilidad.

¿Cómo lograr vivir en el aquí y en el ahora?

Cuando te encuentres realizando cualquier actividad, enfoca tu atención completa al momento. Si identificas que te invaden pensamientos que, en estos momentos no te van a ser producentes, entrena a tu cerebro para focalizarlos, evitarlos, y volver a tu presente. Disfruta ese paseo en el parque, esa convivencia con tus hijos o tu pareja, la visita a tus padres o hermanos, la función de cine, el comer un helado… te lo mereces. Y ya en el momento adecuado, date la oportunidad para cumplir los pendientes.

Llegar a tener una estabilidad es un trabajo tan sencillo o complejo como nosotros nos permitamos desarrollarlo.

En todo momento recuerda que merecer ser feliz y es necesario disfrutar los pequeños grandes momentos de la vida, ya que en el futuro probablemente no se repitan.

Deja un comentario

Play All Replay Playlist Replay Track Shuffle Playlist Hide picture